idea-1301375_1280Ayer conversaba con una  de esas personas que sabes que tienen que dar mucho en la vida y lo están haciendo. Me comentaba que se reuniría con un grupo de ancianos que están en su etapa de adaptación de cesantes laboralmente a vacaciones definitivas, hablo de los pensionados. Y me comentó de los ítems que abordaría, mencionó el tema de “La Creatividad”, de cómo gestionarla en ese día a día luego de entrar a la adaptación de la nueva vida. Me pareció interesante, por lo que hoy decidí escribir algo de la creatividad en nuestro diario vivir.

Me encontré con un artículo de la Revista Iberoamericana de Educación, donde hallé el ítem del cuál hoy propongo en este Blog. Y dice así:

“La Creatividad cotidiana es una actividad que puede realizarse en el trabajo, en los centros educativos, en el hogar, etc.

Existen diferentes actitudes, técnicas sencillas y modos de vida que permiten mantener despiertas, y desarrollar nuestras potencialidades creativas. La creatividad cotidiana en diversas situaciones es una actitud y un modo de vida muy importantes, que con toda seguridad también realzarán la creatividad en el trabajo. Revisemos algunas recomendaciones que puedan ser útiles para personas individuales y para grupos.

Romper con las rutinas. Intentar romper algunas de ellas, hacer cosas que no se habían hecho antes. Por la mañana, en el trabajo, en la tarde, se podrían comenzar con pequeñas cosas. Ir a la biblioteca y estudiar libros sobre materias de las que no se haya oído hablar previamente. Leer sobre la vida de personas extraordinariamente creativas: Leonardo, Einsten, Picasso, etc. Hacer experimentos , por ejemplo, mientras se cocina. Si no se cocina, comenzar a hacerlo puesto que cocinar puede convertirse en una actividad altamente creativa. Las personas próximas seguramente opinarán sobre la calidad de los platos creativos.

Crear circunstancias inspiradoras. Cualquier cosa puede, potencialmente, ser utilizada como fuente de inspiración, en tanto y en cuanto seamos lo bastante abiertos como para ver conexiones o relaciones con nuestra propia situación. Palabras, cuadros, libros, películas, personas, etc., pueden estimular la habilidad de nuestro cerebro para producir analogías. La música, las obras de arte y las performances son habitualmente poderosas fuentes de inspiración. Algunas personas encuentran la inspiración dando un paseo por el bosque o por la playa para encontrar alguna analogía que facilite la solución de un problema. La inspiración es un factor crítico para crear metáforas. Estudiando poesía se puede ver como la inspiración es una vía para crear metáforas.

Tener simultáneamente una mente abierta y cerrada. Una mentalidad abierta significa  ser capaz de considerar nuevas ideas, de divergir, de expandir, de volar, y de tener visión de conjunto. Una mentalidad cerrada significa ser capaz de considerar una idea aislada, de converger, de enfocar, de excavar y ver los detalles. Una persona creativa es capaz de volar, de obtener una visión general y excavar para descubrir las raíces. Es una criatura mítica, mitad cóndor y mitad topo, con un cerebro grande y equilibrado que salta del vuelo a la excavación.

…Y, por último, utilizar la fantasía y visualizar una situación y, después, intentar simular cómo tal situación se desarrolla. Las personas creativas suelen ser pensadores visuales. Relajarse con alguna música y soñar despierto sobre una situación o un problema”.

Nada mal el fragmento eh, pues, bien es hora de ponernos a trabajar y comenzar a tener unos mejores momentos y espacios para la creatividad. Hace unas semanas me vi la película “Un pasante de moda”, porque me la recomendó la directora de una de las bibliotecas que acostumbro visitar y déjenme decirles que se las recomiendo, como para buscar espacios creativos y reinventarnos.

Anuncios