LAS REDES SOCIALES Y SU PODERAyer fue la radio, luego vino la TV, después el betamax, le siguió el VHS, con el tiempo el CD, luego las memorias USB, la moda nos trajo la Internet y con ella las Redes Sociales.

Hoy vemos como los operadores de comunicación 3G y 4G se están apoyando a nivel tecnológico con estas Redes Sociales, ya que les está significando un grueso modo de generar muchos ingresos.

Pero, más que nunca, nuestras relaciones las estamos desarrollando por medio de estas herramientas y aplicaciones que a cada día aparece una nueva, que descargamos inmediatamente a nuestros dispositivos. La interacción es cada vez más grande y la velocidad de información que viaja por ellas es increíble, nos enteramos de todo en cuestión de segundos y minutos. Quieres leer un libro sin comprarlo, ahora están los PDFs.

– Ya me mandaste las fotos del cumpleaños?

– Espera, está lento esto, ya está terminando el envío. Las subo a Facebook?

– Mándame el archivo adjunto…

Estas y otras frases son las que estamos usando a diario en nuestros dispositivos, nos hemos rodeado de la tecnología de las TIC por todos lados, ahora, resulta que dependemos de ellas.

Quieres realizar una reunión, haces la invitación de forma digital y la mandas a los amigos y contactos que quieres asistan. En cuestión de segundos ya todo el mundo sabe que vas a organizar algo, la dirección y quiénes van a asistir.

Pero, no todo parece felicidad con ello. Parejas se quejan unos de otros, porque no tienen la atención de su ser querido por estar “chateando”, hijos hablan con sus padres “con un dedo en el celular” y en ocasiones ni los miran. Profesores, a ellos les ha tocado “quitarles” literalmente los dispositivos móviles a estudiantes para que su atención en clase sea la correcta. Muchas personas comen con el celular en la mano y un cubierto en la otra, la comida que espere. A más de uno le han arrebatado de las manos uno de estos dispositivos los amigos de lo ajeno y en ocasiones alguno a perdido la vida por ellos.

Me faltó, esa mala costumbre de escribir: Y…, c…, tq, qq, kmo, entre otras, en ellas el usar comas, tildes y otros elementos de ortografía, parece que no son necesarios, pero, es en ellas es donde se debe mostrar la cultura y la buena educación.

Nos han servido de mucho y han hecho la vida más fácil, pero, los especialistas nos recomiendan que las tratemos como a esas bebidas que si abusamos de ellas nos metemos en “tremendo lío”, así está la cosa.

 

Anuncios