PARO NACIONALPrimera vez que voy a un evento así, no me gusta estar rodeado de tumultos, soy hombre de estar con un libro, con mi computador, estudiando o trabajando.

Pero, quise ver qué era eso que estaban hablando en las redes sociales algunos amigos y otros que desafiaban a no estar callados ni en casa durmiendo un domingo, no entendí, pero, quise presentarme para ver cuál era la bulla esa.

Tres empresas: Una de vigilancia, Sutimac y a varios jóvenes de la Universidad del Atlántico y otros de la Norte. Uno que otro empleado y varios independientes en Barranquilla. Yo dije, que tristeza!, pero, eso si, vi la Plaza de La Paz, rodeada de muchachos desarmando parte del espectáculo que había sido presentado la noche anterior con referencia al carnaval de Barranquilla, sin duda alguna eso como que era más importante para los barranquilleros.

No vi ningún anuncio en la prensa colombiana en la mañana anunciando el Paro Nacional, bueno me enteré que el periódico de Barranquilla más famoso era de una familia importante políticamente, ah bueno por eso no lo publicaron, dije, y otro del interior, tampoco publicó nada, claro porque tienen acciones la familia de nuestro mandatario. No era de su interés esa publicación, para nada.

Pero, aún así varias personas en Barranquilla decidieron arriesgarse a ello.

No sabía del potencial que existía entre los jóvenes barranquilleros, ver a muchachos muy empapados de la situación colombiana, que hasta yo mismo era ignorante de algunas cosas.

Entrevisté a los de la fuerza de antimotines y me dijeron que los colombianos estaban en todo su derecho a expresar su inconformidad, fueron respetuosos, pero, les pregunté que si eso realmente “tenía peso para el gobierno” y ver si se produciría algún cambio con ello, callados completamente, sin derecho a opinar.  Pregunté lo mismo a algunos que figuraron en los momentos de máxima expresión para motivar el paro, me dijeron”queremos crear conciencia”. Yo me puse a pensar, “crear conciencia” y cuántos quieren tener conciencia de lo que pasa en Colombia?, con un empleo que el político que quedó en las elecciones otorga, con la comida que regala el gobierno y los subsidios, con el dinero que se recibe por trueques de yo te doy y tu me das, y la lista es larga, quién quiere “crear conciencia”?

Yo caminé el paro, pero, me puse a pensar si mejor me hubiera quedado en casa. como el resto de barranquilleros y colombianos, que no les importó un…”#d6@!?” eso.

Pero, después pensé, que lo disfruté, aprendí más del comportamiento humano, más de los colombianos. Que solo se quiere estar en la zona de confort, con un pensamiento de una sociedad que se ha vuelto esclava de sus temores.

 

 

Anuncios