bonnadonaYa hace un mes que mi madre salió de peligro, gracias a Dios y a las personas que participaron en su recuperación en La Clínica Bonnadona.

Cuando un ser querido se encuentra en una situación de riesgo uno desea que se mejore lo más pronto posible. Nosotros queríamos de vuelta en casa a nuestra madre y así el Creador lo permitió, colocando en nuestro camino a familiares y amigos que elevaban una oración al creador de la vida por su recuperación y a la Clínica Bonnadona que participó en el tratamiento.

No sabía que existiera una clínica con tanto calor humano y sobretodo con esas ganas de ayudar al que está siendo afectado. Yo vi enfermeras que saben bien su oficio y atentas a la recuperación del paciente, médicos que están pendiente del paciente sin dilatar esfuerzos en ello.

Algo que me llamó la atención fue las ganas de colaborar de los guardias de seguridad “vigilantes”, como es bien sabido la gran mayoría de vigilantes en las empresas son los que hacen la mayor oposición en la entrada a ellas y uno siempre les ve la cara dura ante la solicitud de información o servicio, solo son colaboradores cuando entran los ejecutivos de la alta gerencia, como siempre “sobando chaqueta”. Los de Bonnadona son otra cosa, los vi muy atento en el servicio hasta última hora. Todavía tengo acceso a esa clínica porque me quedó de algunos una amistad.

En la parte de servicio al cliente están muy bien organizados con la asesoría del director de área Erwin Gúzman, quien sin duda alguna con el seguimiento que le hace a cada trabajador están proyectándose en mejoras de este servicio a los usuarios. Aunque no falta la demora en ocasiones y alguno que otro deja esa sincronización como en la mayoría de empresas, tratar de hacer “La hora nalga”, no haciendo nada o retrasando los procesos perjudicando a los usuarios.

Una de las cosas que me llamó mucho la atención ya que siempre por el tema de la publicidad me gusta observar cada entorno, fue esa manera de fortalecer la marca con la estrategia del “mes de la risa”, me pareció muy creativa la forma como abordaban cada día la atención dando alegría a las personas que estaban hospitalizadas y a sus familiares. Como el marketing que se debe tener hoy en día en cada entidad, la experiencia es lo que hace que el cliente vuelva.

Clínca Bonnadona, otra cosa.

Sigan así, pensando en traer alegría y bienestar a las familias de la costa.

Anuncios