lacoste

En 1926, durante la segunda final de Copa Davis contra Estados Unidos, el capitán del equipo francés prometió una lujosa maleta de piel de cocodrilo a René Lacoste si le ganaba al mítico Bill Tilden, el primer gran número 1 de la historia del tenis.

El equipo francés perdió aquel enfrentamiento  (4-1), pero, Lacoste consiguió su maleta y se ganó el sobrenombre de El Cocodrilo, acentuado por la tenacidad de su juego.  Lacoste asumió el mote con agrado y se hizo bordar un cocodrilo en el bolsillo de la americana blazer del equipo oficial francés.

Al año siguiente, Francia arrebató la Copa Davis a Estados Unidos por primera vez y en 1929 René Lacoste abandonó la competencia después de haber ganado siete títulos de Grand Slam.

Pero no se quedó de brazos cruzados y en 1933 comercializó camisas deportivas de piqué (algodón con puntos que dan relieve) en las que figura un cocodrilo. Nació así la ropa de marca, porque fue la primera vez que un símbolo comercial se hizo visible en el exterior de una prenda.

Desde entonces, el cocodrilo de Lacoste es objeto de imitaciones, plagios y un sinfín de pleitos, como el que enfrenta Lacoste con Crocodile Internaciotional, de Singapur, ya que son casi iguales, pero el cocodrilo francés mira a la derecha y el asiático a la izquierda.

Joan Costa, La Marca, Editorial Trillas, pág. 55, 2010

Anuncios